El Gremio de los Magos es el primer título de las Crónicas del Mago Negro. Una trilogía relativamente nueva en España, pero que ha triunfado en bastantes paises.

ATENCIÓN: PUEDE CONTENER ALGÚN SPOILER. POR LO TANTO SI NO HAS LEIDO EL LIBRO TE PUEDE DESVELAR DATOS IMPORTANTES.

Con un planteamiento muy original nos sumerge en Kyralia, un pais ficticio donde la magia solo está al alcance de muy pocos. En Imardin, la capital, cada año los magos se reúnen para realizar, junto con la guardia real, una gran purga en las calles de la ciudad: la vacían de vagabundos, pícaros y maleantes. Son maestros en las diversas disciplinas de la magia, y saben que nadie puede oponérseles. Pero su escudo protector no es tan impenetrable como creen.

Porque Sonea, una joven de origen humilde, está furiosa tras ver que su familia y sus amigos van a ser expulsados de la ciudad. Toda la rabia acumulada por años de injusticia va concentrada en una piedra que Sonea lanza contra las fuerzas del orden. Para sorpresa de todos, la piedra atraviesa la barrera invisible y derriba a uno de los magos.

El peor de los temores del Gremio se ha hecho realidad: hay un mago sin educar en las calles. Un mago fuera de la nobleza. Deben encontrar a Sonea cuanto antes, porque se trata de una persona con un poder tan enorme que, descontrolado, representa una amenaza tanto para quien lo posee como para el resto de la ciudad.

                                                                                                                                    *****

La primera parte del libro Sonea se pasa casi toda la acción huyendo y escondiéndose de los magos, que quieren  encontrarla para convencerla que se una a ellos y al Gremio para que pueda recibir clases para aprender a controlar sus poderes.

Pero Sonea no lo sabe, cree que la quieren capturar para matarla, porque cuando ella les tiró la piedra y alcanzó a uno de los magos, los demás en un intento por detenerla, alcanzaron por error a un chico y lo mataron. Por eso huye junto su amigo Cery, que le proporciona lugares donde esconderse. Pero el poder mágico de Sonea va creciendo a medida que van pasando los días, y se le hace muy dificil controlarlo, tanto es así, que a veces utiliza la magia sin ser consciente de ello. Y eso es un inconveniente para ella, porque los magos advertidos por su líder el  gran Lord Akkarin, observan que si afinan sus sentidos, pueden captar la presencia de Sonea.

La situación se está volviendo cada vez más complicada, a Cery le quedan cada vez menos lugares donde esconder a Sonea, y Sonea cada vez tiene menos control sobre su poder, la magia la está desbordando. Por otro lado los magos cada vez están más cerca de dar con ella, pero están desesperados porque perciben el peligro que corre Sonea y toda la ciudad si no la encuentran rápido.

Cuando Sonea ya está al límite de sus fuerzas los magos consiguen encontrarla, y aunque ella se resiste, al final uno de los magos consigue hacerle entender lo delicado de su situación y le ayuda a liberar energía controladamente y ponerla a salvo.

La segunda parte transcurre dentro del recinto del Gremio de los Magos. Sonea se despierta y recuerda que ha sido “capturada” por los magos, se encuentra en un lugar que no conoce y no sabe lo que va a ser de ella.

Conoce a Rothen, el mago que la ayudó a liberar su energía. El mago le intenta hacer comprender que está allí para ayudarla, para que conozca todas las posibilidades que ahora tendrá a su alcance gracias a la magia. Poco a poco Sonea va conociendo lo que significaría convertirse en maga, algo que en principio rechaza completamente, y es que los magos han sido siempre sus enemigos y los de su familia, por las purgas anuales y porque había visto como habían matado a un chico el día de la purga en el que ella descubrió que tenía magia.

Pero Rothen le explica que aquello fue un lamentable error, y ella muy poco a poco se va convenciendo de que a lo mejor no sería tan malo poder convertirse en maga. Rothen le presenta a Dannyl, otro mago, que le cuenta a Sonea parte de la historia del Gremio, y que él, Dannyl, está recopilando información sobre la historia de Kyralia y del Gremio de los Magos. Y poco a poco Sonea va cambiando la opinión que se había formado del Gremio. Descubre que tienen sus disciplinas:  están los guerreros, que a Sonea no le llaman la atención, pero sí los sanadores, y luego están los alquimistas, que engloban todo lo que no alcanza la sanación y la disciplina de los guerreros.

Sonea tiene casi decidido si va a quedarse en el Gremio o no, pero todo cambia tras la visita que recibe de Cery, y es que descubre que tras la marcha de su amigo, uno de los magos lo ha capturado y lo tiene prisionero en un lugar secreto del Gremio. Sonea es chantajeada por Fergun, el mago captor de Cery, pero ella quiere comprobar que realmente Cery se encuentra bien y consigue que Fergun la lleve junto a su amigo. Sonea acusa a Fergun de tener secuestrado a Cery, pero en el Gremio de los Magos hay una regla muy estricta con respecto  a las acusaciones. Todo aquel que lanza una acusación contra otro mago, debe someterse a una lectura de mente por parte de otro mago para comprobar que la acusación es cierta. ¿Aceptará Sonea? . Mientras tanto, el líder del gremio, el Gran Lord Akkarin, descubre a Cery encerrado en un lugar donde no debería estar. Lo libera y le pregunta quién es, y que hace allí. Cery le cuenta lo ocurrido y el Gran Lord le hace una lectura de mente para comprobar que lo que dice Cery es cierto.

Pero… ¿Qué hacía el Gran Lord allí? ¿Por qué hay un lugar en el Gremio que nadie más conoce? Entonces, si es un lugar secreto ¿Por qué lo conocía Fergun?

Y mientras ocurre todo esto, ¿habrá aceptado Sonea la lectura mental y poner al descubierto todos los lugares donde había estado oculta antes de entrar en el Gremio? ¿Todo lo que vio durante su huida de los magos? ¿Podría ocultarlo todo eso, tal y como le enseñó Rothen durante sus clases, o la traicionarán los nervios? Pero… ¿Que es eso que vio Sonea?.