La Aprendiz es el segundo título de la trilogía Crónicas del Mago Negro, y la continuación del Gremio de los Magos.

ATENCIÓN: CONTIENE MUCHOS SPOILERS. POR LO TANTO SI NO HAS LEIDO EL LIBRO TE PUEDE DESVELAR DATOS IMPORTANTES

Volvemos a encontrarnos con Sonea, que bajo la protección del Gremio de los Magos su vida ha cambiado por completo. Y aunque ella sabe que no toda la nobleza de Imardin está de acuerdo con que una losde se forme como maga, Sonea decide formarse como tal.

Pero no le será fácil. Hay muchos secretos que guardar. Lorlen, el mago que le leyó la mente cuando Sonea decidió quedarse en el Gremio, descubrió que ella había visto a unos de los magos del gremio realizar un ritual extraño. Para sorpresa de Lorlen, reconoció a ese mago como el Gran Lord del gremio, Akkarin. Y el ritual que estaba realizando era magia negra, prohibida por el Gremio. Tanto Lorlen como Sonea acordaron que guardarían el secreto y que la única persona que podría conocerlo sería Rothen, el tutor de Sonea, que como tal, podía acceder a la mente de Sonea durante sus clases de magia.

Pero ese no es el único problema de Sonea dentro del Gremio, está Regin, otro aprendiz como ella, perteneciente a una de las Casas nobles de Imardín que le hará la vida imposible durante su aprendizaje.

Por otro lado Akkarin descubre que Lorlen, Rothen y Sonea están al tanto de sus rituales y quiere comprobar hasta qué punto saben. El Gran Lord descubre que los tres saben demasiado, y para no ser delatado, les prohibe que hablen entre sí, y decide tomar la tutela de Sonea. Ahora ella, como predilecta del Gran Lord tendrá más privilegios que antes, pero todo tiene un precio, y su precio será que se tendrá que trasladar a la Residencia del Gran Lord.

Por si no fuera poco, esto enfurece más si cabe a Regin, que se ensaña más con ella. Sonea se pasa las horas en la biblioteca del Gremio, en parte esquivando a Regin, que no le hará nada mientras alguien pueda ser testigo, y en parte también retrasando el momento de su llegada a la Residencia del Gran Lord.

Paralelamente  a Dannyl lo envían a Elyne, un pais fronterizo y amigo de Kyralia y lo  nombran segundo embajador del gremio en ese pais. Estando allí recibe instrucciones desde el gremio para que investigue el pasado del Gran Lord, puesto que Dannyl como ayudante del embajador, tendrá más oportunidades para viajar sin levantar sospechas.

Dentro del Gremio la situación con Regin es insoportable. Sonea, harta ya de acosos, burlas y bromas pesadas, decide desafiar a Regin en un combate. ¿Quién ganará?

Y para colmo, Sonea descubre una noche a su regreso a la Residencia, que el Gran Lord está a punto de matar a una persona en el sótano de la Residencia. Akkarin, descubiero por Sonea le explica que ha matado a un espía de Sachaka, país también fronterizo con Kyralia, pero enemigos desde hacía cientos de años. Akkarin le dice que los sachakanos planean invadir Kyralia y por eso envían a los espías, para comprobar lo fuerte que son los Kyralianos y si podrían derrotarlos en una posible guerra. Pero, ¿será verdad? O ¿simplemente se trata de una excusa para usar la magia negra? Pero si es verdad… ¿no será mejor advertir a todos los magos? ¿Por qué luchar sólo?