Desde que llegó al Gremio, Sonea ha aprendido mucho. Pero hay cosas que preferiría no haber sabido jamás: todo lo que esconde el Gran Lord Akkarin, y la advertencia de este sobre la venganza que preparan los antiguos enemigos de Kyralia.

Por su parte Cery ha tenido suerte en los últimos años. Disfruta de una buena posición entre los ladrones y dispone de contactos importantes en los bajos fondos y las altas esferas. Cuando un extraño le propone participar en una misión secreta, Cery sabe que debería negarse, pero la vida resulta muy aburrida si no se oma algún riesgo de vez en cuando.

En el Gremio, Akkarin está seduciendo a Sonea al revelarle cada vez más conocimientos, al acercarla a la magia negra, pero ¿no se tratará de un ardid para que ella le sirva en sus siniestros propósitos? Y la amenaza que se cierne sobre el Gremio, ¿no tendrá un origen mucho más cercano de lo que todos creen? Sin embargo, Sonea sí sabe algo a ciencia cierta: solamente podrá alcanzar su plenitud en las sombras… si sobrevive.

***
ATENCIÓN: PUEDE CONTENER ALGÚN SPOILER DE LOS LIBROS ANTERIORES. SI NO HAS LEIDO EL GREMIO DE LOS MAGOS Y LA APRENDIZ Y SIGUES LEYENDO TE PUEDE DESVELAR ALGUN DATO IMPORTANTE.

Estamos ante el último título de la trilogía de las Crónicas del Mago Negro, continuación de la Aprendiz. Hemos seguido la evolución de muchos personajes desde el inicio de la saga, pero en este último post de esta trilogía me quiero centrar básicamente en Sonea. Se ve claramente como ha ido madurando y enfrentándose a su lucha interna entre el bien y el mal. En el Gremio de los Magos  pudimos ver como se debatía ante la posibilidad de entrar en el Gremio, (recordemos que hasta ese momento para ella los magos representaban todo lo contrario a ella, digamos que eran “los malos”, porque por culpa de ellos, Sonea y su familia tuvieron que abandonar las barriadas donde vivían), porque le parecía que si entraba se estaba traicionando a ella misma.

En cambio en la Aprendiz vemos que ha superado sus temores y está dispuesta a demostrar que una chica de las barriadas, también puede ser maga, pero aparece Regin, que sólo vive para atormentarla únicamente por ser una chica humilde. Y luego tiene que enfrentarse al miedo que le produce convivir con el Gran Lord en su residencia.

En cambio en este último título la lucha de Sonea es consigo misma. Tendrá que tomar decisiones, muy duras en algunos momentos, que marcarán para siempre su destino.

Sin lugar a dudas este libro es el mejor de los tres, pero también se que hay gente que lo han leído y dicen que tiene un final que se carga toda la saga. Y para gustos los colores, y para mí, el final que tiene es tan bueno como otro cualquiera. ¿Por qué?. Pues porque yo no veo esta trilogía como tal, es decir, sé que es una saga de tres libros y se llama trilogía, pero es que para mí es como si fuera un solo volumen. ¿Que podría haber acabado de otra manera? Pues a lo mejor… Pero entonces no sería las Crónicas del Mago Negro.

Y aunque es verdad que hay muchos cabos sueltos, y algún que otro personaje que no se sabe bien que  ocurre con el/ella, pronto podremos salir de dudas, porque según la editorial, a partir del mes de septiembre podremos disfrutar de la secuela de las crónicas. The Traitor Spy.