Hoy he acabado de leer el primer libro de los juegos del hambre, y la verdad es que creí que iba a tardar más tiempo en acabarlo.
Hacía varias semanas que había estado escuchando bastantes críticas sobre esta trilogía, y todo lo que he ido escuchando es que está bastante bien, y también que próximamente van a estrenar la peli en cines, decidí leerlo por si acaso me apetecía ver la peli, tener mi propia imagen de los personajes y de la trama.
Quizás por todo lo mencionado, tenía las espectativas muy altas. Pero es lo que ocurre siempre, cuando todo el mundo dice que algo está muy bien, al final es lógico creer que trate de algo insólito. Y tal vez por eso al principio no me enganchaba el libro.
No acababa de engancharme pero curiosamente sí que me metía rápidamente en la historia, porque esta narrada en presente y en primera persona lo que lo hace más fácil de seguir.

La historia está narrada a través de Katniss, que se ofrece voluntaria para participar en los juegos del hambre, en lugar de su hemana menor, Prim, que es la que había salido elegida para representar a su distrito.

Hago un inciso para comentar que la historia ocurre en un lugar llamado Panem (lo que ahora es Norteamérica), que lo componen 12 distritos y el Capitolio, que es la capital. Los distritos están numerados del 1 al 12, siendo el 1 el más rico y el 12 es de los más pobres.
Cada año se eligen a dos participantes de cada distrito para participar en los juegos del hambre (tributos).

Katniss vive en el distrito 12 con su madre y su hermana menor. Y en esta ocasión sale elegida su hermana, por eso Katniss se ofrece voluntaria. El otro tributo del distrito 12 es un chico, Peeta.

Una vez elegidos los 24 tributos, los llevan a un lugar donde serán entrevistados y evaluados, para saber cuales son sus mejores habilidades, para luego introducirlos en un estadio donde tendrá lugar toda la acción de los juegos.
La importancia que tiene ganar los Juegos, es que el ganador es el único superviviente de los 24 tributos.
A todo esto hay que decir que los juegos son televisados (sí, sí, como si fuera un gran hermano).
Y claro, los participantes para ganar tendrán que matar, y seguir sus propias estrategias.

Ya digo, al principio el libro no me convencía, y creía que no me iba a gustar, pero me ha gustado como acaba, porque son de esos finales de los que te dejan con ganas de seguir leyendo. No estoy diciendo que sea un final estremecedor o inolvidable, no, pero te dejan con ganas de más.

Ah, y si alguien lo va a leer, que se olvide de todo lo que haya oído y leído sobre los Juegos del hambre, en cuanto bajas el listón el libro se hace más entretenido, por lo menos para mí ha sido así.

Ahora leeré el segundo libro, que tengo ganas de saber que pasa a continuación. :)

Anuncios