Trepidante.
No se me ocurre otra palabra para describir esta segunda parte. O, ¿cómo si no se puede explicar que me haya leído el libro en tan sólo 1 día?
Si bien el primer libro no lograba engancharme desde el principio, en este en cambio, no había manera de dejar de leer.
La historia arranca varios meses después de finalizar los Juegos del Hambre, y es lo único que quiero (y creo que debo) explicar que ocurre, porque si cuento algo más, estaría dando un gran spoiler del primer libro.
En cambio sí que puedo decir que la trama da muchos giros, y desde mi humilde opinión creo que muy necesarios para poder mantener la tensión hasta el final. Sin embargo, al dar tantos giros, no se exactamente hasta dónde nos dirige la autora, (creo saber que es lo ocurrirá, o más bien lo que a mí me gustaría que pasara), pero claro, con tantos giros es imposible poder hacer una apuesta.
Y cuando digo que creo saber lo que podría ocurrir o que me gustaría que pasara, no me refiero a qué decisión podría tomar cierto personaje con respecto a su vida y con quien compartirla o no. Me refiero a la conclusión final de toda la historia.
Ahora a leerse el tercer libro y ver cómo acaba todo