“Viajé, amé, perdí, confié y me traicionaron.”

En una posada en tierra de nadie, un hombre se dispone a relatar, por primera vez, la auténtica historia de su vida. Una historia que únicamente él conoce y que ha quedado conoce y que ha quidado diluida tras los rumores, las  conjeturas y los cuentos de taberna que le han convertido en un personaje legendario a quien todos daban por muerto: Kvothe… músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino.

Ahora va a revelar la verdad sobre sí mismo. Y para ello debe empezar por el principio: su infancia en una troupe de artistas itinerantes, los años malviviendo como un ladronzuelo en las calles de una gran ciudad y su llegada a una universidad donde esperaba encontrar todas las respuestas que había estado buscando.

                                                                    ***********************************************

Así se resume la contraportada de El nombre del viento, libro que como sabéis compré la semana pasada para sant jordi. La edición que tengo es de bolsillo, (libro pequeño, y sobretodo barato).

Este libro es el primero de la trilogía de el Asesino de Reyes, compuesta por El nombre del viento, El temor de un hombre sabio y un tercer título aún no publicado pero que parece ser que se titulará las Puertas de piedra (1) aunque según el artículo el título no es definitivo.

En definitiva, estamos ante otra trilogía, ( no se si es que ahora se han puesto de moda, o que tengo una atracción irremediable hacia este tipo de obras).                                                                                                                                                                                                                                           Al empezar a leer el libro, una de las primeras cosas que me llamó la atención fue el apartado de agradecimientos, ¿Los agradecimientos? estareis pensando, pues si y es que me ha parecido una manera muy original de escribirlos, porque cada párrafo o linea se entrelaza con la siguiente, pero si las lees sueltas no parece que provengan de un párrafo anterior.

También trae dibujado un mapa, aunque no es muy necesario para seguir la historia, porque muchos lugares que se mencionan en el libro no aparecen en el mapa, lo cual no entiendo muy bien el motivo de dibujarlo si aparentemente no sirve de mucho. A lo mejor en los siguientes libros si, pero en este no…

Otra cosa que me llamó la atención, o mejor dicho me sorprendió es que consta de un prólogo, noventa y dos capítulos y un epílogo. A pesar de tener tantos capítulos, la mayoría son bastante cortos y en un rato puedes leer bastantes capítulos.

Y como ya hemos leído la contraportada, sabemos que el protagonista se llama Kvothe, y que él mismo nos va a relatar la historia de su vida, la auténtica, la que nadie más que el sabe. Nos conduce hasta su infancia, cuando tenía unos diez u once años y empieza a contar su vida.

El libro es bastante ameno, y el autor nos sabe introducir hasta el centro de la historia, cambiando en ocasiones del punto de vista del personaje, que nos cuenta su historia (en primera persona y pasado), hasta el punto de vista del autor cuando nos narra las acciones de Kvothe en el presente, (en tercera persona y pasado).

Sin dudarlo, lo recomiendo.

(1)http://es.wikipedia.org/wiki/Patrick_Rothfuss#Bibliograf.C3.ADa